Mi cesta Ver

No tienes artículos en tu cesta de la compra.

BENEFICIOS DEL CHOCOLATE

BENEFICIO 1. MEJORA LA CIRCULACIÓN
Según un estudio realizado por la Universidad de California en San Francisco los flavonoides (sustancias con propiedades antioxidantes que provienen de las plantas) ayudan a la dilatación de las arterias, lo que mejora su estado. Estos efectos beneficiosos se pueden encontrar en el chocolate, que a veces olvidamos que proviene de una planta. El chocolate puro mejora la circulación sanguínea.

BENEFICIO 2. MEJORA EL ESTADO DE ANIMO
El efecto beneficioso sobre el estado de ánimo hace que algunos llamen al chocolate sustituto del amor. Este efecto se debe a que su consumo estimula la segregación de una hormona llamada serotonina que produce felicidad y bienestar y que se produce en grandes cantidades cuando nos enamoramos y cuando disfrutamos el mejor chocolate.

BENEFICIO 3. ALARGA LA VIDA
El chocolate contiene, como casi todos los alimentos de origen vegetal, flavonoides, siendo uno de los más estudiados el fenol. El fenol es un antioxidante natural, cuyo consumo reduce la oxidación de las células, retardando, por tanto, su envejecimiento.

BENEFICIO 4. RETRASA EL ENVEJECIMIENTO
Los flavonoides son un grupo de compuestos químicos con propiedades antioxidantes que provienen de las plantas. Hace solo unos años se descubrió que el chocolate puro contenía más flavonoides que cualquier otro alimento estudiado hasta ese momento.

BENEFICIO 5. CARDIOSALUDABLE
Una dulce conclusión extraída de los múltiples estudios realizados sobre el cacao demuestra el potencial efecto cardiosaludable de los flavonoides del cacao, en especial la epicatecina, puesto que pequeñas dosis de chocolate puro rico en flavonoides consumido durante dos semanas permite mejorar la capacidad de los vasos sanguíneos para dilatarse.

BENEFICIO 6. RICO EN VITAMINAS
El chocolate es un alimento muy completo desde el punto de vista nutricional y de fácil, además de agradable, digestión. Entre otras sustancias beneficiosas para la salud contiene varias vitaminas en cantidades destacables: vitamina A1, vitamina B1, vitamina B2, vitamina C, vitamina D y vitamina E.

BENEFICIO 7. RICO EN MINERALES
El chocolate contiene una gran cantidad de minerales beneficiosos para nuestro organismo y que siempre deben de estar presentes en una dieta equilibrada. Consumiendo chocolate nos beneficiamos de los efectos saludables del calcio, potasio, sodio, magnesio, hierro, zinc, cobre, cromo y fósforo. El hierro presente en el chocolate puede ser aprovechado por nuestro organismo casi en su totalidad (el 93%). ¿Que te gusta más, el chocolate o las lentejas?

BENEFICIO 8. EUFORIZANTE
En el chocolate se encuentra un antidepresivo natural llamado feniletilamina, cuyo efecto es incrementar de forma natural los niveles de serotonina en el cerebro. La serotonina estimula los niveles de energía y alerta mental, lo que produce una sensación de euforia similar a la que se consigue con algunos antidepresivos farmacológicos, con una diferencia : el chocolate no es adictivo ni tiene efectos secundarios perjudiciales.

BENEFICIO 9. ESTIMULANTE
El chocolate contiene, al igual que el té y el café, un estimulante natural. En este caso hablamos de la teobromina, cuyo funcionamiento es similar al de la cafeína aunque su acción es más suave. Estimula el cerebro, los músculos y el sistema nervioso central, y, esta es la fundamental diferencia con el estimulante del café, su consumo reduce la tensión sanguínea.

BENEFICIO 10. REDUCE COLESTEROL
La manteca de cacao se ha revelado como un eficaz reductor de los niveles de colesterol en sangre, en contra de la creencia popular. Las grasas vegetales del cacao tiene un comportamiento similar a las del aceite de oliva.

BENEFICIO 11. ANTIARRUGAS
Los flavonoides presentes en el chocolate son un arma eficaz para destruir los radicales libres. Estos compuestos son los responsables del envejecimiento celular, de manera que el chocolate es un potente antioxidante que retrasa el envejecimiento.

BENEFICIO 12. REMEDIO HOMEOPÁTICO
El chocolate es utilizado como remedio homeopático para la prevención y cura de estados depresivos y hostiles. Su acción benéfica se debe en este caso a su influencia en el sistema hormonal, pues estimula la segregación de serotonina, hormona que se produce en estados placenteros, como por ejemplo, en las primeras fases del enamoramiento.

BENEFICIO 13. REMEMORA RECUERDOS ENTRAÑABLES
Existe una curiosa teoría que explica porqué el chocolate es apreciado por casi todos los niños, y es que desde muchos puntos de vista (composición química, molecular,...) el chocolate, especialmente el chocolate blanco, es muy parecido a la leche materna. Por eso, al comer chocolate, tenemos más cerca al niño que fuimos.

BENEFICIO 14. DIENTES SANOS
El chocolate posee propiedades antibacterianas que ayudan a la prevención de la caries dental. La mayoría de los dentistas están de acuerdo en que la cantidad de azúcar que contiene el chocolate es significativamente menos perjudicial que la de otros dulces como las piruletas o los caramelos en relación a la caries infantil.

BENEFICIO 15. AYUDA A CONTROLAR EL PESO
El buen chocolate negro es bajo en azúcar y también tiene un índice glicémico bajo, lo que se traduce en que mantiene la sensación de saciedad durante más tiempo que aquellos alimentos que lo tienen elevado. Comparativamente, el chocolate tiene un índice glicémico más bajo que las galletas, los cereales, la mantequilla y otros carbohidratos refinados que se consumen habitualmente en postres, meriendas o desayunos. Es indiscutible que si se sustituye este tipo de postres por un buen chocolate se ayuda a controlar el peso y a mejorar la diabetes.

BENEFICIO 16. ANTICELULÍTICO
Las golosas están de enhorabuena. Hartas de escuchar que el chocolate engorda resulta que ahora se usa para adelgazar. En serio. El cacao usado externamente tiene una gran capacidad para activar el proceso de lipólisis y potenciar el proceso natural de la eliminación de las grasas por lo que no es extraña su inclusión en productos anticelulíticos.

BENEFICIO 17. ALISA LA PIEL
Las semillas del cacao contienen alrededor de 800 moléculas con virtudes hidratantes, tonificantes, regeneradoras y revitalizantes. Entre sus vitaminas se encuentran las siguientes: A, B, C, D, E, y K, que, acompañadas de aminoácidos y diferentes minerales, activan la microcirculación cutánea contribuyendo a mejorar y a tensar la piel.

BENEFICIO 18. SUPERNUTRIENTE
El chocolate y los derivados del caco constituyen una fuente alimenticia muy nutritiva. Son ricos en grasas (el ácido esteárico de la manteca de cacao no aumenta el colesterol LDL, el malo), hidratos de carbono, proteínas, minerales (potasio, fósforo, magnesio), y vitaminas como la tiamina y el ácido fólico. Además contiene polifenoles, relacionados con la prevención de trastornos cardiovasculares y la estimulación de las defensas.

BENEFICIO 19. TODO BUENO, NADA MALO
El chocolate no ha gozado de buena prensa y se le han colgado numerosos sambenitos que no se ajustan a la realidad. ¿Engorda? Si se toma chocolate de forma moderada y siguiendo una dieta equilibrada, no favorece el exceso de peso. ¿Provoca caries? Su relación no es directa, ya que influyen factores como la textura de los alimentos y su adherencia a los dientes. ¿Produce acné? No está probada científicamente la relación entre la ingesta de chocolate y esta erupción cutánea.

BENEFICIO 20. MASAJES MÁS RICOS
Saborear con la piel ya es posible. Los masajes con chocolate o cremas con base de cacao tienen un efecto muy beneficioso para la piel: la hidrata y tonifica, revitaliza y nutre, remineraliza el metabolismo enzimático gracias a sus oligoelementos, actúa sobre el sistema nervioso como antidepresivo y antiansiedad por su contenido en tebromina, cafeína, polifenoles y tanino, estimula la euforia a través de la feniletilamina y remineraliza la epidermis gracias al calcio, el potasio y el magnesio.

BENEFICIO 21. MEJORA LA PIEL
La manteca de cacao es una de las grasas más estables conocidas, ejerce sobre la piel una acción emoliente, nutritiva, hidratante, protectora y antiedad muy eficaz.

BENEFICIO 22. AFRODISÍACO
Al chocolate se le achaca, eso sí, sin estudios científicos concluyentes, propiedades afrodisíacas, esas que llevaron a Casanova a calificarlo de "elixir del amor" y a Moctezuma a usarlo a modo de Viagra; antes de visitar su harén ingería unas jarras de chocolate.

BENEFICIO 23. REMEDIOS CON CHOCOLATE
Tras su llegada al viejo continente, allá por el siglo XVIII, las boticas ofrecían chocolates curativos como remedios contra la fatiga, la fiebre, la respiración jadeante o la debilidad cardiaca, entre otras dolencias. Así, no era raro encontrar recetas que consistieran en chocolate purgante a la magnesia, chocolate antiveneno basado en bálsamo del Perú, chocolate de avena o, incluso, con extractos de carne recomendado para niños convalecientes.

BENEFICIO 24. REMEDIO MULTIUSOS
Además de los usos tradicionales en la producción de chocolate y confitería, el cacao se utiliza también en la producción de tabaco, jabón y cosméticos. En medicina tradicional es un remedio para las quemaduras, la tos, los labios secos (¿quién no se ha puesto alguna vez un poco de cacao en los labios?), la fiebre, la malaria, el reumatismo, las mordidas de culebra y otras heridas.

BENEFICIO 25. DIETA CARDIOSALUDABLE
Un recientísimo estudio de una Universidad europea sintetiza en siete los alimentos necesarios en una dieta capaz de alargar la vida de los hombres en casi seis años y la de las mujeres en cinco. Estos ingredientes son el pescado, las frutas, las verduras, el ajo, las almendras, el vino y ....el chocolate. Según el estudio, la combinación en la medida adecuada de todos estos ingredientes reduce el riesgo de sufrir dolencias cardiovasculares en un 76%.
Hay que consumir al día 150 ml. de vino -que disminuye el riesgo en un 32%-, 100 gr. de chocolate negro, 2,7 gr. de ajo y 68 gr. de almendras, encargados de controlar los niveles de colesterol. A todo esto se añaden 400 gr. entre verduras y frutas, que reducen la presión sanguínea y, para reducir en otro 14% el citado riesgo, también pescado, cuatro veces a la semana. Los científicos advierten que no es probable que el aumento de las cantidades consumidas aumente el efecto de las dieta pero sí que su disminución reduce sus saludables efectos.

BENEFICIO 26. ALIMENTO COMPLETO
El chocolate es rico en grasas, hidratos de carbono y proteínas, con la particularidad de que sus grasas, procedentes principalmente de la manteca de cacao, están compuestas por un ácido graso saturado denominado ácido esteárico, que, frente a otros ácidos grasos, no aumenta los niveles de colesterol. El chocolate es también una buena fuente de minerales y vitaminas, ya que contiene potasio, fósforo y magnesio, tiamina (BO1) y ácido fólico. Asimismo, contiene teobromina, un componente de la misma familia que la cafeína, si bien con un poder estimulante menor, y polifenoles, compuestos que frenan la oxidación del colesterol, por lo que resultan beneficiosos para el corazón.
De hecho varias investigaciones han revelado que el chocolate amargo contiene sustancias químicas que ayudan en la prevención de enfermedades cardiovasculares y hasta de algunos tipos de cáncer.

BENEFICIO 27. FUENTE DE ENERGÍA
n los siglos XVII y XVIII se escribieron numerosos tratados hablando de las bondades del chocolate, campo que no se ha abandonado en la actualidad. De esos estudios nace la inclusión de raciones de chocolate en la dieta de los soldados puesto que proporciona una alta cantidad de energía. Como curiosidad, en la Guerra del Golfo se incluyó en el equipamiento de los soldados una barra de chocolate especialmente formulada para permanecer estable a pesar del calor.

BENEFICIO 28. BUENO PARA LOS DIENTES
La Universidad de Osaka en Japón es la responsable del estudio que libera al chocolate de su mala fama entre los dentistas al dejar claro que no existe relación entre chocolate y caries.

DEL CACAO A LA TABLETA

Orígenes y tipos.

El árbol del cacao es una planta tropical que crece en climas cálidos y húmedos. Su fruto es una baya que puede tener entre 15 y 25 centímetros y que contiene entre 30 y 40 semillas de color marrón rojizo.. De estas semillas, una vez secadas al sol, se obtiene el cacao en grano, los cuatro productos intermedios (licor de cacao, manteca de cacao, pasta de cacao y cacao en polvo) y el chocolate. La pasta de cacao se obtiene tras triturar los granos de cacao, una vez limpios y tostados. El cacao debe pasar por una serie de procesos: limpieza, tueste, descascarillado, trituración, mezclado y molienda.

Para fabricar el chocolate, una vez tratado el cacao, se añade azúcar, manteca de cacao y leche. Luego viene la mezcla y amasado, seguida del refinamiento por centrifugado o templado y, finalmente, el moldeado en tabletas, gotas, bloques..etc.

Tipos de chocolate.

Los tipos de chocolate más habituales en el mercado son los siguientes:

Chocolate en polvo: Mezcla de cacao en polvo, harinas y azúcar. Es un cacao soluble que se utiliza para bebidas y raramente para repostería.

Chocolate en cobertura: Contiene un mínimo de 30% de manteca de cacao y un 55% si es cobertura negra. Su utilidad en repostería en importante, ya que se utiliza para la elaboración de mousses, rellenos y bombones.

Chocolate negro superior: Tiene un 43% de cacao y aproximadamente un 26% de manteca de cacao.

Chocolate amargo: Su sabor tan amargo se debe a que contiene como mínimo 60% de cacao.

Chocolate con leche superior: Compuesto por 18% de leche y 30% de cacao.

Chocolate con leche: Se compone de un 14% de materia grasa seca procedente de la leche, 55% de sacarosa y 25% de cacao y no es apto para repostería.

Chocolate con frutos secos: Tiene un 20% de fruto seco, azúcar, leche entera o en polvo, pasta de cacao, manteca de cacao, lactosa, aromas, lecitina de soja y 32% de cacao. Su uso es de consumo tal cual, ya que no sirve para repostería.

Chocolate blanco: Tiene un 14% de leche, 20% de manteca de cacao, 55% de azúcar y vainilla. Fabricado sin colorantes, debe su color a la falta de cacao aunque lleve manteca de cacao.

Chocolate fondant: Contiene un 40% de manteca de cacao y 40% de pasta de cacao.
Su utilidad en repostería es la de dar un baño exterior a tartas, bombones y pasteles.

Conservación.

La temperatura idónea de conservación del chocolate es entre 16º y 18º C. Contrariamente a lo que se suele hacer, el chocolate no debe guardarse en la nevera –salvo casos extremos de calor-, sino en un lugar seco y fresco, al amparo del calor y de la humedad.

Conviene evitar el contacto con vapor, por lo que hay que elegir un lugar alejado de los fuegos de la cocina.

El chocolate blanco o negro se puede se puede conservar hasta un año y medio, mientras que con leche, suele perder su sabor a los seis meses. El negro se conserva más tiempo pero el blanco es el que menos se derrite con el calor. En general, todos los chocolates son sensibles a altas y bajas temperaturas y a cambios bruscos de temperatura que cristalizan la manteca de cacao blanqueando el chocolate. Todos los chocolates, fuera de su envoltura, deben presentar una textura firme y un color reluciente, al tiempo que deben romperse limpiamente, dando un corte mate sin señales de estallido de burbujas ni manchas blancas. Rechace el chocolate blanquecino, grisáceo o sin brillo.

Denominación de origen.

De la producción mundial de cacao aproximadamente el 90% es considerado cacao a granel y su origen es mayoritariamente africano y brasileño.

Solo el 5% de la producción es la deseada por los fabricantes de chocolate, el conocido como cacao fino y de aroma. Su procedencia está más esparcida por el globo y dependiendo de su localización le aporta una cualidad diferente al producto final.

Encontramos auténticas denominaciones de origen en el cacao procedente de Magadascar, Trinidad, Venezuela y otras zonas del Caribe y Sudamérica.

BREVE HISTORIA DEL CHOCOLATE

El origen del chocolate nos lleva al nuevo continente y nos hace retroceder en el tiempo a las antiguas tribus mayas, aztecas, incas, olmecas..., que lo usaban, hace 3.000 años, como alimento y como moneda.

Colón fue el primer europeo que entró en contacto con el alimento de los dioses, fue obsequiado en su cuarto viaje con un saco de semillas con las que no supo que hacer, por lo que fueron olvidadas.

Su difusión en Europa se la debemos a Hernán Cortés, quien en 1.519 llegó a las costas de México y fue confundido con un dios (quetzacoatl, dios de la sabiduría y el conocimiento y quien, según la leyenda, introdujo el fruto y enseño a cultivarlo) y agasajado como tal se le entregó xocolatl, brebaje hecho con cacao, maíz molido, vainilla y otras especias. El colonizador se dio cuenta del alto valor nutritivo de la bebida al comprobar que sus soldados aguantaban largas marchas con solo un vaso de esta bebida.

Su consumo en España quedó reservado al clero y a la nobleza por su alto precio. A principios del siglo XVII las infantas españolas que acudieron a la boda de Luís XV introdujeron el chocolate en Francia. De esta manera se extendió por Europa, convirtiéndose en un signo de distinción y elegancia. Esta popularidad hizo que las naciones europeas se decidieran a tener sus propias plantaciones de cacao, con lo que la producción se extendió, su precio se redujo y el consumo fue en aumento.

Desde entonces hasta ahora el consumo de chocolate no ha dejado de crecer, regalándonos recetas exquisitas, texturas insospechadas y sabores sublimes. Sin duda, el chocolate sigue siendo un placer divino.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación de manera anónima. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies